lunes, 5 de noviembre de 2012

estoy!

estuvimos en méxico, en el df y en oaxaca. fue hermoso. el día de muertos nos acercó. leímos tanto. fueron muchos niños a escucharnos. pero teníamos tantas supersticiones al respecto. cuando pillamos el limón en el closet de la habitación. cuando c. pilló una servilleta en su cama y adentro de la servilleta una bolita de mercurio. las carreteras. oaxaca. un viaje larguísimo: oaxaca, df, san josé de costa rica, lima, santiago de chile. subidas, despegues y aterrizadas. huimos de los que se recostaron en la tumba. a los que les cantaban a sus muertos, los amé. a los que se besaban encima, los encontré estúpidos, tontos, unos idiotas. corrimos y los dejamos atrás. rojas pachas y sus hermosos libros. paula y su perla forever. los taxis. chateábamos en los aeropuertos. luego nos poníamos polvos en el baño, para vernos más lindos. los reencuentros. la amistad de años. la infancia. celabbé y el día de muertos. los golpes al grupo, salimos indemnes. corrí eso sí, sola, en momentos. teníamos miedo de la muerte, de las enfermedades, de los contagios. ¿quién llevaba la cruz? un golpe en la cabeza y tal vez ese chico está muerto. ellos bailaron toda la noche, nosotros nos fuimos a dormir. siempre pensaba en mi familia, en el regreso, en mis amigos. después de italia vino méxico y me prometí un nunca más que me hará sentido siempre. estoy de regreso, estoy en ñuñoa de nuevo. he hablado con algunos amigos por teléfono. he conversado con mi hermana. incluso lloré. quiero quedarme acá ahora. estado 90 tiene que renacer, yo también. se acabaron los 33 años. estoy viva, estoy.

2 comentarios:

la mujer de lana dijo...

incluso lloramos, linda! lloramos juntas! bello texto, te adoro!

claudia apablaza dijo...

gracias hermanita. un abrazo para ti!