viernes, 23 de diciembre de 2011

la verdad es mujer



cada uno debería también hacer un recorrido por los procesos de lectura que tiene, ahondar en ese proceso, no perderle la pista.
o de las formas de leer, la cantidad, la forma de elegir los libros, la rapidez, lo que rescata de cada libro, lo que se anula, lo que se quisiera borrar, robar, tirar a la basura.
mito del eterno retorno, volver a inventarse, repasar una y otra vez el camino que cada uno ha hecho y sus lecturas. la memoria como habitáculo de ese recorrido. porque así uno se nombra, se reconoce, se palpa.

por la mañana llegué al puesto de los libros. me senté. conversé con agustina. agarré, entre todos los que había allí este libro, recordando que ya leí a la autora hace años, cuando publicó gabriela mistral: soberbiamente transgresora.
en fin,
fue una buena elección.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo