miércoles, 16 de noviembre de 2011

una generación sin contienda

3 comentarios:

Sol en agonia dijo...

una generación sin contienda

Anónimo dijo...

Maestra computina: Tú sabes quién soy.

Antes de que pueda siquiera pensar en la felicidad literaria de la que eres parte esencial, dame unos cuantos segundos (como veinte días) para que yo dé el primer paso hacia la posibilidad de ganarme la vida con ella o su símil.

Estoy sufriendo. Mi proceso asemeja venir de un carrete horrible a sacarme la caña en el gimnasio. Pero siempre me gustó ser de esas personas que sorprendían; que sorprendían porque, a pesar de haber asistido a más ocios que nadie, tuvieron el mismo éxito que los más abnegados del decálogo. Me recuerdo a un héroe animé cuando hago estas cosas.

¿He pagado, de alguna forma que fuera próxima, la generosidad, el amor recíproco? La generosidad es intencionalmente recíproca por mi parte, y es lamentable, pero real, que sea el dueño de la fecha de lo mutuo. Me debilitaron para culparme de no ser fuerte al final.

Beso.

claudia apablaza dijo...

buenas tardes, sé quién eres y te respondo vía DM.