domingo, 10 de julio de 2011

marta brunet y norah lange en babelia



acá parte del texto ... (y e. me regaló el libro de mathias enard!: habladles de batallas, de reyes y elefantes... eso completó algunos círculos de espera)

Narrativa. Gracias a la colección Humo hacia el Sur acabo de descubrir a dos autoras importantes en nuestro idioma: Marta Brunet (Chile, 1897-1967) y Norah Lange (Buenos Aires, 1905-1972). Me sorprende que no hayamos podido crear una tradición de escritoras latinoamericanas pese a que tienen una obra construida, y si además incluimos a Clarice Lispector, que escribió en portugués, y que es una referencia importante, creo que estaríamos en condiciones de decir que existe una genealogía de autoras desconocidas que de alguna manera no se inscribieron en una ideología de cultura nacional, o de mercado, y que, poco a poco, empezaremos a descubrir gracias a Claudia Apablaza (quien la dirige), y a Carola Moreno, editora de Barataria. Si Marta Brunet, con La mampara (1946), se inscribe más en un movimiento de vanguardia que utiliza el estilo y la retórica tradicional de una manera irónica y fetichista, como para demostrarnos que no significan nada, Norah Lange, Personas en la sala (1950), no se arriesga tanto en aventuras de lenguaje, como si en la construcción de personajes con pronombres femeninos, que sitúa en un ambiente completamente policiaco, paranoico y demencial. Como dice Carola Moreno: es una especie de voyeurismo a lo Gran hermano,de una atmósfera asfixiante que contrasta con un lenguaje cuidado, suave, que da vida a escenas muchas veces turbulentas,y siempre turbadoras. Entre el mundo fantástico de su gran amigo Jorge Luis Borges y el de Macedonio Fernández, su pequeña revolución es que esta autora escribe esta novela en una primera persona solitaria, obsesiva hasta la náusea, quien nos coloca frente a un mundo raro, átono y vacío, como la existencia de sus personajes. Marta Brunet, con un humor y un sarcasmo desarmantes, nos hace saborear ese mundo terriblemente aburrido, siniestro, a veces, de las mujeres postergadas, y sobre todo de las mujeres de provincia, prometidas a un destino desconocido...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Claudita en la última revista Paula aca en Chile salio un articulo sobre los autores chilenos sub 35 : La nueva generación de escritores dice no tener mucho en común, pero coinciden en la libertad y honestidad de su trabajo. Publican en editoriales alternativas; se leen entre ellos, aunque deambula por géneros y artes diferentes, y siguen con fervor a escritores norte y latinoamericanos. Son muchos: esta es una guía escueta de autores chilenos sub 35.
Entre ellos estas tú, Maori Pérez, Felipe Becerra, Pablo Toro, etc.....muy interesante el artículo.

Sol en agonia dijo...

prometidas a un destino desconocido...

claudia apablaza dijo...

gracias anónimo, la miraré.
sol, ya sé quién eres! no eras ese caballo