sábado, 2 de julio de 2011

este mes no entiendo ningún libro, me los tienen que explicar... aunque no quiero escuchar sus teorías


estoy en la etapa en que no entiendo ningún libro, todos me los tienen que explicar. después yo intento explicarlos en reseñas como la de 330 ml.

la verdad es que creo que este mes ya nadie entiende ningún libro, ni siquiera el autor, ni el lector. sólo están allí los referentes desde los que la observamos para aquietar un poco esa falta de entendimiento.
yo no entiendo ningún libro, todos me los tienen que explicar. además que nadie me los sabe explicar los suficientemente bien.
de todas formas leo. sigo leyendo.

el libro tiene un mensaje autorreferente. no lo capto del todo

producción-enunciación
recepción-consumo

o

recepción-apropiación-consumo-interpretación

o creo más bien

consumo-interpretación-recepción

y sus mezclas

todos me los tienen que explicar para no terminar maldiciendo al autor.
sigo leyendo, de todas formas.

antes que leamos el libro ya hemos escuchado miles de teorías acerca del mismo. leemos luego desde esas teorías.

me alejé un mes de twitter. no quiero escuchar sus teorías acerca de los libros.
estoy leyendo ahora. no me envíen teorías a mi email. no las voy a leer, no les voy a contestar sus emails con teorías, las voy a borrar.


6 comentarios:

Sol en agonia dijo...

A propósito del arte creador de Claudia Apablaza


“No quepo en imperfecciones”

“ Y en el foso de la repulsiva enfermedad, atacado por la parálisis e hinchado el cuerpo hasta asemejarse a un monstruo Laúd, yace Adamo Di Brescia, el monedero falso”



Como el espectáculo de la Rosa mística o la ramera de Canaán, la primera redimida por cristo, Apablaza Claudia nos entrega Autoformato “Tan vívida en su intensidad emotiva y plena de tan fervorosos momentos de éxtasis o alegría, (que) todo ello parece un sueño y una ilusión” . Pues “interpreta mediante una rica naturaleza artística” “ toda la oscuridad propia de la vida” . Porque “si quieres comprender a los demás, debes intensificar tu propio individualismo” como en “Mi nombre en el Google” (C.A. p. 25) . Su arte creador que “sólo puede habérselas con la psicología mediante sus equivalentes físicos” como en “Ellos bailan al ritmo de la lavadora” donde se logra “…el ciclo perfecto del pensamiento…” del cual nos habla Oscar Wilde en el Crítico como artista.
Si bien (la conciencia – hoy en día) “debe fundirse con el instinto para que nos volvamos admirables” Apablaza “comprende demasiado bien que hemos nacido en un tiempo en que sólo los torpes son tratados con seriedad y se vive presa del terror de no ser incomprendido” o como queda muy bien representado que “la conversación erudita es el amaneramiento del ignorante o la profesión del desocupado mental” en Sor Juana y Pierre Bourdieu (C. A. p. 95)

A C. Apablaza porque “la indiscreción es la parte esencial del valor” y el “polvo se le da a uno y las cenizas a otro y el alma queda fuera de su alcance” como en el comienzo de “No soy Altazor” (C. P. p. 45)

claudia apablaza dijo...

sol,
gracias!
y respetando esta entrada, tengo que decir que hay una parte de no entendí de tu texto, la parte final:
A C. Apablaza porque “la indiscreción es la parte esencial del valor” y el “polvo se le da a uno y las cenizas a otro y el alma queda fuera de su alcance” como en el comienzo de “No soy Altazor” (C. P. p. 45)
si quieres me lo explicas, no lo borraré... (haré la excepción)

Anónimo dijo...

deberias dejar de leer por un tiempo tal como dejastes de twittear................

claudia apablaza dijo...

para qué y por qué...? no entiendo la idea tirada así, a vuelo

Sol en agonia dijo...

Es algo en lo que aún sigo trabajando a tu pesar.

claudia apablaza dijo...

lo acepto