viernes, 29 de abril de 2011

anoche soñé que un gato me mordía la mano y desperté llorando














anoche soñé que un gato me mordía la mano. una primero, luego la otra. el gato se quedaba estancado en una. la mano comenzaba a crecerme. no podían sacarlo de allí. dos señoras intentaban hacerlo. yo gritaba como loca. ellas gritaban como locas. corría por un metro cuadrado de espacio ¿onírico? fue desolador. desperté llorando. tuve que levantarme al baño. mirarme al espejo. lavarme la cara.



fue el peor sueño que he tenido en meses.


(anoche, antes del sueño leía a alex r., a pablo muñoz, a keit gessen)

hoy me levanté justo para ir al trabajo. me fui a la biblioteca de la UB a perseguir a un autor vanguardista que esperamos sacar en la colección de humo hacia el sur. estaba allí, digo...el libro. es maravilloso, como todos los de las vanguardias.

hice fotocopias. no me dejaron llevarme el libro.

me quedaron movidas.

las hice de nuevo.
regresé a la editorial.

llegaron los libros de lorenzo. felicidad! con tremendas dedicatorias.

regresé a casa. tomé un té de tila. dos tazas llenas.

descanso.

ya olvidé al gato asesino. puede acabar mi novela otra vez.


(por favor, si usted es dueño de esta imagen, no se enoje)









No hay comentarios: