viernes, 6 de agosto de 2010

escritura y maldad. mañana lectura de poesía y narrativa (fragmentos de eme/a) en artillería 67




este fin de semana se publica un nuevo número de la revista mexicana shandy. sitio donde mantengo una columna acerca de nuevos narradores (que escriben en castellano) y comentarios de sus libros. el tema de este número: escritura y maldad.

en justa, también mexicana, se publica el diálogo que mantuvimos con maori pérez y diego zúñiga hace algunos meses.

la revista española culturamas y la entevista con juan pablo villalobos, autor del libro fiesta en la madriguera. literatura, infancia y narco.

(todos ellos narradores que escriben en castellano)










mañana lectura en valparaíso. en artillería 67.


los invitados:


:poetas::
héctor hernández montecinos (chile)
román luján (méxico)
paula ilabaca (chile)


::narradores::
maría alzira brum (brasil)
claudia apablaza (chile)


leeré fragmentos de eme/a.

9 comentarios:

淑涂涂華 dijo...

Judge not of men and things at first sight................................................

claudia apablaza dijo...

i want to believe

Jordi dijo...

claudia,quien estuviera mañana en Valparaiso, dale un beso muy fuerte a miss Ilabaca,eh?

obviooooo

claudia apablaza dijo...

SÍ, QUERIDO JORDI. PERO ES HOY!
VENTE YA, SEGURO QUE LLEGAS. TE EXTRAÑAMOS MUCHO. VENTE YA!

Revista Shandy dijo...

Habemus Shandy 7, querida Claudia.
Un fuerte abrazo desde Tijuana.
Franco.

Jordi dijo...

Ahora me pongo un traje teletransportador pa besar a mis dos chilenas favoritas, narcolépticas,jajajaja


mua!

claudia apablaza dijo...

qué felicidad, mis queridos shandy.
espero ver pronto la revista.

y esperamos tu viaje, jordi querido.

Caín dijo...

"No he aprendido a sufrir, toda severidad es inhumana"
Juan Carlos Mestre

Luz de un quinquet
9 pintas, 29 latidos, Gillespie,
madrugada, ganas de hablar.
La generación del 77 íbamos a cambiar el mundo en el fututo
pero los electrodomésticos siguen funcionando en el 2007,
como siempre…
Me pregunto:
Por qué un intermitente puede llevarme a la lágrima, de vasta emoción, por qué siento que me responde, cuando se ilumina su automática luz naranja, y que no estoy solo, que somos dos, objetos comunicándose, que la máquina pretende mi atención, sabiendo antes de que se ilumine sin embargo apenas un segundo antes que así será…
No lo entiendo:
Por qué ladra el borracho a los coches que pasan a su lado.
Es de noche.
Hace frío.
Mientras, la gente ahí afuera insiste, empujando sus pesadas rocas, hacia la pirámide.
En las paredes de mi casa se pudre la luz de ayer por la mañana.
Y yo sigo de pie junto a la ventana, sin tomar ninguna decisión.
Podría quedarme a vivir dentro de esta canción.
A night in Tunisia.
Pienso que:
La oportunidad debe ir acompañada de destreza…
Todos los muebles de casa me observan con rostro de preocupación.
No quiero pensar,
para no atraer su atención, con el ruido de mi cabeza.
Un automóvil ha atropellado al borracho, se apagó el ruido y la furia.
Está muerto, pero no siento lástima.
Tampoco sé qué significa eso realmente, si es salvaje, inhumano o inmoral,
pero es cierto.
Y mientras, la gente ahí afuera no deja de insistir, empujando sus rocas.
Me pregunto:
Debe haber algún motivo por el que todo haya adquirido esta forma,
esta forma de costumbre, en que amanece como una herida sin importancia.
Ya no recuerdo qué clase de paciencia me trajo a este lugar...

claudia apablaza dijo...

creo que eres jon jonenjur. y te has copiado a ti mismo.
de todas formas, qué bello texto.
saludos
caín