jueves, 29 de julio de 2010

no me he diluido, querido p.


regresé ayer de perú. dormí más de veinte horas. recuperarse de la amistad, de los amigos, de las carreteras.
no sentí ni el despegue, ni la aterrizada.
la mujer del otro asiento se preocupó. me tapó con una colcha. me puso un cojín en la cabeza.
mis padres me esperaban en casa.
todos dormían en esta ciudad.
p. está preocupado.
p. me dice que me he diluido. me envía la imagen de mi disolución.
p. me envía los dibujos de mi estado.
no me he diluido p. no me envíes dibujos de mi disolución.

estoy en casa. escucho música. releo. reescribo. salgo de noche a pintar las calles de la ciudad.
sueño con jorge, con oliverio, con harold. sueño con ellos toda la noche.

sueño que ahora seguimos hacia el sur. que nos instalamos en la costa por unos meses.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pensaba que sí te habías diluido. Como no aparecías, pensaba que te había tragado la madre tierra.
¿Nos vemos en qué sitio?

claudia apablaza dijo...

es sólo una fórmula para sobrevivir

Harold Alva dijo...

nos reuniremos pronto Claudia. lo prometo.

claudia apablaza dijo...

y sí, eso espero. vendrás a chile?

Harold Alva dijo...

estoy sobre eso. serás la primera en enterarse.

claudia apablaza dijo...

ah!
acá te espero
un beso!