martes, 1 de junio de 2010

un diálogo afterpost. bienvenida a los anónimos. puedes apropiarte de mi blog.








(hoy entran en este blog dos personas nuevas: antonio j. alías, crítico literario de afterpost y los seres anónimos)










con antonio vamos a experimentar un nuevo tipo de reseña/entrevista en directo, acá mismo. propuesta por él. y yo interlocutora. y otros, incluso los anónimos desde hoy, interlocutores.


reseña que culmina su proceso el 20 de junio, ya no acá, sino que en afterpost. todo desde acá hacia afterpost y de ellos hacia mí.

hay una necesidad de hablar de ciertas cuestiones estéticas, remarcaba el email de antonio. o construir la crítica abierta hacia mi blog, una lectura rizomática. es el texto que pide ese tipo de lectura.


su email coincide con lo de esta semana. la necesidad de ya dar un cierre a un proceso de dos años. y hacerlo con otros.

comenzamos a cerrar el proceso de diario. esta semana tengo la última presentación, junto a paula ilabaca en la biblioteca jaume fuster, a las 19.00 horas, en conversación con albert lladó. hablaremos de mujeres en la poesía y narrativa chilena contemporánea. ella de su perla, yo de mi diario.

este proceso comenzó a cerrarse y paula ha estado acompañándome en este cierre. lo que hizo difícil todo este cierre imaginario es que haya cambiado o agregado más textos en cada edición. así queda la idea de la novela posiblemente abierta. supongo que sólo como idea. así como las entradas del blog, a las que les añadimos a nuestro antojo una nueva frase si queremos. como esta misma, que acabo de agregar.

tal vez el cierre tiene que ver con el viaje real a chile. así se cumple la profecía de la autoficción desesperada y/o exagerada.

ana s. pareja me acompañó también ayer en la librería arrebato. hizo un texto maravilloso y unos apuntes deslumbrantes. me gustaría subir ese texto acá o en algún sitio. lo hablaré con ana.

el proceso del cierre de una novela. ¿podría haber seguido en la red? ¿en este blog?


la novela era un blog que quería convertirse en novela, una novela que quería convertirse en blog, decía antonio díaz oliva en paniko.cl





todo coincide con la intención o deseo que siempre tuve de hacer el capítulo final en este blog. el capítulo final es el capítulo de los críticos, decía yo en algunos bares.


es el capítulo que continúa en revistas, en periódicos, en pasquines culturales.

pero sé que no lo fue realmente, que ya cerré todo cuando puse el punto final. (y quiero poder sostener esa idea hasta que llegue un anónimo venga y la desplome.)

16 comentarios:

felipefuentealba dijo...

Es un poco ridículo, pero hace unas semanas (¿o meses?)leí en el mercurio una columna de Echevarría en la cual mencionaba a Claudia Apablaza. Por lo que he podido leer de este blog tu, obviamente, te enteraste de esa columna. La cosa es que quedé intrigado (recuerdo que hace años leí tu cuento "Mi Nombre en Google" y quedé con una sensación de frescura, como de amanecer o algo así) Después de la columna ahora quiero conseguir tu libro, como sea. Lo cual es una leve odisea pues vivo en Concepción, Chile, pero nada es imposible. También, después de esa columna busqué tu nombre en Google y llegué a tu blog.
Es raro. Como si lo hubieras planeado todo con tu cuento.
Pero es lindo llegar a tu blog.
Además yo hice un pequeño ensayo sobre esa columnsa de Echevarría.
Mientras me consigo tu libro, a cuentagotas te leo en tu blog.

Un gran saludo.

claudia apablaza dijo...

Hola,
Por supuesto que me interesé porque me interesa lo que escribe, le tengo respeto o eso que se llama... admiración. Tiene una escritura muy potente y sabe hacer la lectura de un libro sin caer necesariamente en jucios muy personales.
Ahora bie, más admiraciòn le tengo a ibrahim b. o a alvy singer. es un asunto generacional y de lecturas. de aproximaciones estèticas si quieres. los crìticos deben renovar sus artefactos teòricos.
Ahora bien, sì que puedes conseguir el libro en Concepción. Desde lanzallamas libros te lo envìan donde quieras. www.lanzallamas.com
saludos!

Unknown dijo...

Elegir una identidad

Sí, Claudia, es lo que me pide tu interface para dejarte unas cuantas palabras en boca del crítico. Sí: soy Antonio J. Alías. Sí: soy miembro de Afterpost. Escribir esta reseña se me antoja difícil, puesto que ya, desde el comienzo, tengo que elegir. Y podría haber elegido ser Antonio J. Alías o A.A. o un anónimocabrón o un anónimolindísimo o felipefuentealba o un simple anónimo. No sé. Escoger o buscar una crítica o dislocarme, todo eso es ya una cuestión crítica, un desplazamiento. Como un intruso aquí estoy. De hecho: me siento un intruso. Escribir YO dentro TU blog es una antropofagia digital: tragarnos los que entretejemos. Consumir los que producimos desde la red y sin salir de ella. Crítica o trampa: busco una crítica.


Publicar comentario

Este comentario no es otra cosa que una presentación. La constitución de mi identidad (crítica) no se establecerá, claro está en este único post, sino de la lectura total de todos los post entrantes y de su enlace final al discurso crítico (que se publicará el día 20 de junio en Afterpost). Como una deriva, un juego, tirar de rizoma, seguir creando… ¿Por qué? Porque veo en “Diario de las especies” la literatura necesaria para ello, porque no estaría mal partir el texto y hacerlo desparecer en su devenir virtual.

Todo el mundo está invitado: barra libre!

Anónimo dijo...

Ese punto final (realmente escrito)del que hablas, me sirve como principio instigador: soy un anónimo incrédulo, por añadir otra tipología. Claudia, no podrás cerrar nunca realmente tu libro porque ya, desde su escritura, has dejado puertas abiertas: citas, referencias,otros textos, nombres... son marcas con las que tu libro se activa al leerse. Y creo que esas puertas permanecerán siempre como un enlace
(¿analógico?)abierto. El término clausura no tiene cabida en la escritura y el punto final es un signo arbitrário. Pienso que puedes escribir tu deso insaciable.



Saludos

Anónimo dijo...

¿Siguiendo con la erótica del posteo?

claudia apablaza dijo...

afterpost o antonio j. alías, ya has llegado.
bueno, había hecho un comentario recién, pero lamentablemente se me acaba de borrar. acá voy de nuevo. espero ser fiel a ese comentario primero.
decía que el libro acaba en el punto final, y que cada libro tiene sólo uno.
hay sin embargo una ilusión y deseo de no fin en cada libro, en cada texto. deseo de teóricos, escritores y críticos. esa ilusión del texto abierto. ahora bien, el texto sí está abierto, pero hacia sí mismo. hay entradas infinitas sobre sí, entradas que se las da cada lector u interlocutor que se acerca a él. seas incluso el escritor del texto el interlocutor de su mismo libro.
podemos a la vez, a partir de ese deseo, generar textos abiertos pero con la intención de que así sean.
en el caso de diario de las especies, creo que estuvo esa intención primigenia. se planteó como un viaje. un libro que se construye por el viaje y en el viaje. el punto final supongo que se lo pondré ahora, con mi nuevo regreso a chile.
lo he venido reeditando en distintos sitios y borrando o agregando detalles de lo que estuvo en el primero, editado por lanzallamas. ahora bien, supongo que ese proceso ha terminado. tengo la ilusión de que sí y me atrevo a decirlo en este espacio, en esta entrada.
está la tentación, sin embargo, de que sea traducido al portugués y trabajar mano a mano con mi traductora.

claudia apablaza dijo...

no entiendo lo de la erótica del posteo. ¿seducción del texto? ¿el blog porno del personaje A.A.? ¿barthes y demases ideas?

Unknown dijo...

[No está mal comenzar por el final. Ya que se ha abierto debate desde el binomio clausura/apertura, me parece perfecto continuar con él]

Desde luego, la materialidad de la escritura -y su impresión- de un libro como "Diario de las especies" puede limitar ese deseo del que aquí se está hablando. Diría, incluso, que su encarnación de blog en tinta puede dar la sensación de acabado que, como mencionas tú Claudia,fulminaría con una idea de apaertura originaria. A aprtir de aquí se me antojan las siguientes preguntas:

1. Si el libro se gestó en esa idea viajera o de texto a la deriva, ¿no crees que un soporte digital como el blog cubre esas necesidades? Entonces, ¿por qué su publicación en papel?

2. ¿Sería esa 'ilusión'un afuera textual con el que el libro funciona más allá de sus referencia intertextuales?

(continuamos)

Anónimo dijo...

Precisamente, el Epílogo con que cierras el libro me llamó mucho la atención: en clave alegórica. Sólo así podía acabarse lo-que-continúa.


Bel

claudia apablaza dijo...

hola antonio,
el libro partió con esa intención de texto a la deriva y creo que la idea se fue afirmando en el camino. el texto "a la deriva" lo soporta muy bien un libro impreso o también un libro en un blog, no veo mayores diferencias si hablamos de soportes del texto o modo de presentación del mismo. ahora bien, la dificultad tremenda que veo es que el blog tiene una estructura que no me servía para hacer el "viaje en retroceso" que hace la protagonista de diario... si te fijas, en un "blog real" siempre las últimas entradas quedan primero; en cambio en la ficción del mismo, puedes jugar con ese fallo en la temporalidad o rigidez que tiene todo blog. como plataforma de trabajo no supera a la ficcón.

la segunda... aún estoy pensándolo.

claudia apablaza dijo...

¿bel...?¿es decir... ¿antoni de glory holes?

Unknown dijo...

Genial. Me gusta esa idea de perder las formas, de des-aprender, de in-volucionar hacia una 'especie' de ficción.

Entiendo que esta novela con pinta de blog es una grieta que escapa tanto de la novela como de blog. La búsqueda (a secas).

claudia apablaza dijo...

es también la premisa con la que comienza y acaba el libro. involución hacia el aprendizaje y el olvido de ese aprendizaje...
1. no sé escribir, lo he olvidado.
2. en este viaje intentaré recordarlo.
3. en este viaje lo recuerdo.
4. quiero olvidarlo.
5. lo olvido.
fin. the end

Querelle dijo...

Des-pose-sión

ab
so
lu
ta

claudia apablaza dijo...

reciclaje

Anónimo dijo...

vaya, una basura...