domingo, 31 de enero de 2010

nadie tiene ebook





es un hecho, nadie tiene ebook, todos hablan del ebook, todos dicen y teorizan acerca del ebook,: lectores, editores, críticos, comentaristas, libreros, escritores, mi vecino, mis amigos, mis familiares, un amante que tuve, otro que no quise tener, otro que sí hubiese querido tener; todo el mundo dice estar enterado del ebook, pero nadie lo tiene, nadie nadie nadie tiene un ebook. hay un miedo horroroso, un delirio, una psicosis colectiva. están tras algo que nadie conoce. odio todo lo que está sucediendo con el ebook, porque la verdad es que nadie tiene ebook, y todos hablan del ebook. porque todos ellos quieren que hablemos del ebook. eso lo he podido comprobar. ellos quieren controlarnos nuevamente: ebook, ebook, ebook, quieren que digamos. sólo vi una vez a una chica con un ebook y no me dejó usarlo. casi se lo quito de un manotazo. pero me arrepentí, pensé qué me iría al infierno tras ese manotazo por un ebook. y yo no quiero irme al infierno por un ebook. de verdad, de verdad que no quiero irme al infierno por un simple ebook.
luego me puse a susurrar estos versos de bukowski y parece que a ella le gustaron y me comprendió, y supongo que me perdonó por lo que intenté hacerle:



...
y probablemente
todos nosotros moriremos
tratando de
conseguirlo

o moriremos
porque no
lo
conseguimos...
(bukowski)


a todo esto, ¿quién se llevó mi libro la gente parece flores al fin?
tengo dos sospechosos en mi lista...

6 comentarios:

nuks dijo...

yo no tengo [ ], yo no he hablado del [ ].
-pero sí me recuerda a h.m., que es un encanto.
muac!

nuks

claudia apablaza dijo...

jejeeje
entonces no eres en sujeto de este post. menos mal! te salvaste de mi infierno

nuks dijo...

bueno, igual me salvé. pero no mi comment, que justo entraba para enviarlo al infierno del olvido; no me gustó(ni tampoco la retórica del olvido).
nuks.

claudia apablaza dijo...

sí, eres un salvado... felicitaciones

Cristiàn Berrìos dijo...

No creo en los ebooks hasta que no los vea usados y a bajo precio en la feria, al lado del puesto de las papas y un poco más allá del pescado, sobre un pañito o mantel de plástico.

Te dejo esta nota que subí hoy:

Dolor

Me duele la cabeza y se acabaron las tabletas. Si estuviera casado le pediría por favor a mi esposa que comprara. Aunque quizás se enamoraría del farmaceútico. Si yo hiciera la compra podría conocer a otra y sacarle el teléfono aún en mis pésimas condiciones. Eso me recuerda seguir soltero y comprar más analgésicos. Si mal no recuerdo, la jaqueca empezó hace mucho tiempo cuando recordé las veces que quise casarme.

claudia apablaza dijo...

hola, cristián...espero que el texto que me escribiste de los dolores, sea un extracto de la ficción.
un abrazo