sábado, 9 de enero de 2010

la anarquía del silencio





hasta mañana estará abierta la exposición de la obra de john cage, que traza un recorrido por su obra: la anarquía del silencio.

íbamos a ir hoy con i... íbamos, pero he estado rozando los virus invernales.


me he acostumbrado a leer en pantalla. el papel se me vuelve molesto.


releo el género en disputa. bajé el pdf que está circulando libremente. no me logro concentrar del todo. pienso en el viaje a chile. en los días que aún faltan. puedo decir que en teoría serían unos 40.


conocí la obra de este músico (o artista multidisciplinar) gracias a f.

estuve con f. seis años.

durante esos años me olvidé de algunos amigos.

yo estudiaba psicología en la uch. f. estudiaba electrónica en la santa maría. luego él estudió composición en la cátólica de valparaíso. luego yo estudié literatura en la chile. luego yo me vine a barcelona, él se fue a utah. también viajó a visitarme. luego intentó recorrer la música de los hielos. construir el museo de los sonidos de la tierra. después desapareció por valparaíso construyendo su tsonami.

dicen que es la mayor expo desde la muerte de john cage.

la foto la agarré del macba. lo muestra construyendo un piano.

anoche soñé que borraba este blog. siempre sueño que borro este blog. así como ociosoguerrero que borra su blog y lo vuelve a subir. después despertaba. no había necesidad de borrarlo, salvo algunas entradas que he ido dejando con el tiempo y el olvido.

ociosoguerrero me dice que leyó en el lanzamiento de contrafuerte. producto de eso comenzó a construir un diario: diario de un año. eldiarioanual.blogspot.com
abandono libros de otros. pierdo libros de otros. pierdo la voluntad estos meses. luego temo de esa pérdida. busco posibilidades para recuperarla. me impongo lecturas obligatorias. me impongo la escritura obligatoria, recibo emails obligatorios.

también siento esa especie de soledad que describen algunos en sus memorias. no me la estaba inventando. luego la olvido y busco nuevamente la imposición de libros, amigos y lecturas. luego siento que me obligo a todo.

pienso en el viaje a chile. algunos de mis amigos de acá me dicen que me calle, que deje de pensar en el viaje a chile. que les molesta, que se sienten atacados. que no vuelva a pronunciar la palabra chile. que no diga más chile, chile. que me calle. que se sienten atacados cada vez que digo quiero ir a chile.


8 comentarios:

yon dijo...

no se calle.
no lea de la pantalla, daña los ojos,
no pierda los libros ajenos, es casi tan feo como rallarlos o sacarle las hojas para hacer avioncitos de papel o grullas de la buena suerte.

en chile está todo jodido, todo afiebrado, todo sin resolver.

hermoso como una bomba segundos antes de detonar

Cpunto dijo...

providencial. yo pensaba en algo así. tenemos que salir un rato.tenemos que escribir un rato. tenemos que hablar con ls demás un rato. llama a tu padre por su nombre. a ver si gira y mira sin esa enfermedad. pero estamos todos enfermos.

Maori Pérez dijo...

(Chile)

claudia apablaza dijo...

yon, no creo que me callaré. acá también todo está sin resolver.
cpunto, también llamo a chile por su nombre, como maori:
chile

Cristiàn Berrìos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristiàn Berrìos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristiàn Berrìos dijo...

Perdona las correcciones anteriores, pero conté con algunas horas para leer tu blog y elegir mejor el mensaje que deseaba dejarte, saludos Claudia.

La distancia nos recuerda que estamos incompletos, entonces el retorno no nos complementa por inercia, permite que empecemos de nuevo y así esa lejanía recurrente, aunque vivamos cada vez más rápido, quememos nuestros ojos, renunciemos al sueño pese a desearlo, nos recordará, indefectiblemente, que el proceso para completarnos implica grandes renuncias y afortunados hallazgos.

claudia apablaza dijo...

gracias por el texto, cristián.
saludos
desde el hotel del barrio.