martes, 22 de septiembre de 2009

nueva opción crítica de vicente luis mora: filiaciones




ayer, navegando por los sitios que suelo visitar, me encontré con la opción que ha tomado vicente luis mora par criticar libros, y para intentar dar transparencia al oficio, al asunto de la crítica; y al extraño sitio que seguramente llevaría a los críticos comenzar a tomar el mismo camino; un sitio que de verdad no imagino. la idea es poner abajo de cada libro que comenta la cercanía o de qué sitio conoce al autor y la editorial. sin duda sería interesante que se tomara como opción, aunque tuviésemos que poner la filiación más cercana, como amantes, amigos, enemigos, familiares, sujetos que te dan de comer, sujetos que odias profundamente, encargo expreso del editor del periódico, amigo del amigo, amante de mi amigo, desconocido, enemigo de mi amigo, idolatrado, enamorado, deseado, desconocido, etc. sería sin duda un paso adelante, quizás hacia el mismo abismo de las filiaciones críticas, pero un paso adelante, sin duda; y con esto no quiero decir que no he comentado libros de amigos, o editado a los mismos, pero sí quiero decir que estos días de lluvia y/o caída de agua inesperada he llegado a la conclusión de que no me interesa hacerlo, por lo menos por ahora, me desvinculo de esa necesidad.

aquí copio descaradamente un párrafo, y para ver toda la entrada, ir a su blog, a la entrada cerval y ética crítica: vicenteluismora.blogspot.com

"...Explicación de lo apuntado arriba en azul: he estado pensando en este paso durante mucho tiempo. A partir de ahora explicitaré, en todas las reseñas aquí colgadas, mi relación personal no sólo con el autor del libro, sino también con la editorial. Mucho se habla –y mucho podríamos hablar, luego apuntaremos algo– del nepotismo literario, del acto de hablar de los libros de los amigos. Como creo que es una especie de “argumento censurador” que flota en el ambiente, no tengo ningún problema en exponer mis afectos y desafectos en público, por si hay quien cree que los necesita para valorar mi reseña, para juzgar mi “imparcialidad” (nadie es imparcial, yo no conocí a Henry James pero me cae fatal por el rostro altanero con el que posaba para retratos y fotos). También creo que puede verse comprometida la imparcialidad, o parecerlo, en el caso de las editoriales. ¿Tiende uno a poner mejor los libros de la propia editorial, para llevarse bien con el editor, o por agradecimiento? Bueno, creo que uno edita en ciertas editoriales porque está de acuerdo con el criterio del editor (al menos, es lo que yo hago), con lo cual lo ilógico sería escribir mal de sus ediciones; ello no me ha impedido hacer alguna reseña dura de novedades de Pre-Textos, por ejemplo, como el caso del último libro de Cristóbal Serra (dice mucho de un editor, por cierto, seguir editando a una persona que ha criticado mal uno de sus libros). En todo caso, por si las moscas, aclararé en el futuro mi relación o ausencia de relación con las editoriales de los libros reseñados..."

3 comentarios:

luna dijo...

VLM tendrá sus motivos para hacer eso, aunque yo estoy de acuerdo contigo. Creo que no es necesario explicar la relación de uno con nadie. En este mundo todos acaban conociéndose, o siendo conocidos de conocidos, o amigos, o enemigos, o qué se yo, pero lo que en la crítica prima es otra cosa. Me sorprendió leerlo. Sin embargo es cierto que ahora a su blog ahora se le añade algo más tentador: la curiosidad por saber qué relación guarda Vicente con esos libros-autores. Doble ración en Diariodelecturas!

Eduardo Varas C dijo...

Al final terminaríamos jugando al "Six degrees of separation" y eso se volvería aburrido y tedioso. Esas relaciones son inevitables (especialmente las pasionales... como se desprende del texto que copiaste de Vicente Luis Mora en este post).

Y si bien es cierto que en la crítica priman otras cosas, no es menos cierto que se ha convertido en vehículo de censura moral y el argumento de las relaciones se convierte en el único capaz de ser esgrimido (y en otras instancias incluso las lecturas o no lecturas de cierto autor se vuelven determinantes para una crítica sospechosamente buena).

Entonces es sencillo entender de dónde surge esta idea, que se puede convertir en un vehículo de chismografía más que literario...

Y ese lado morboso que tengo me hace pensar que la idea es buena... la curiosidad mató al gato... ¿no?

claudia apablaza dijo...

hola, queridos luna y eduardo, yo decía que me parecía interesante la opción de vicente luis, por lo menos como experimento. ahora, qué funcionará de ello... sólo veo un abismo extraño, no sé si un delirio de filiaciones... tal vez, creo que lo sucederá son nuevas categorías críticas, como por ejemplo: libro de un amigo que independiente de que sea mi amigo, me gusta. tal vez se hace eso que imaginaba borges, una especie de árbol literario familiar, gran historia de la literatura desde las filiaciones

abrazos y bienvenida por estos lados, querida luna
claudia