sábado, 5 de septiembre de 2009

hace una semana o más

mi padre adora el tibidabo, yo también. salgo de casa cuando está nublado. camino hasta universitat. llego a los ferrocarriles, pago con la T-10. miro hacia todos lados. saco todo modo de sciascia. leo diez páginas. me bajo. me subo al autobús. me bajo. me subo a esa especie de teleférico. llego al tibidabo. entro a la iglesia. me quedo una hora. salgo. tomo una foto. me subo a esa especie de teleférico. me bajo. me subo al autobús. me subo a los ferrocarriles y pago con la T-10. me bajo en plaza universitat. voy al supermercado de los chinos. compro fideos de arroz. envío un mensaje de texto. llego a casa. cocino fideos de arroz. me llega un mensaje de texto. leo a martín adán. navego. escribo. leo la araña de ana gorría. abro y cierro mi cuaderno. voy al paint y me pongo a dibujar un círculo enorme. unas algunas flechas que le llegan directo al centro o a una e-s-p-e-c-i-e-d-e-c-o-r-a-z-ó-n. le escribo a mi padre. le envío el dibujo. borro el dibujo. me voy a dormir.






No hay comentarios: