martes, 15 de septiembre de 2009

después de portbou

después de portbou han venido demasiadas cosas que quise apuntar aquí. primero me duelen los ojos tanto estar en el computador y tanto leer en pantalla. aunque tampoco quiero alejarme mucho. esperar un email. navegar. dibujar. también vino un relato llamado portbou, que dice en una parte así:

"...antes de ingresar al cementerio hay una especie de lápida. hay una biografía de benjamin, las palabras que dijo hannah arendt al venir a su entierro, o más bien cuando trasladaron los huesos de la fosa común al sitio especial que le hicieron: este es el lugar más bello que he visitado en mi vida.
entro al cementerio. veo de lejos a un guardia, me escondo, me da miedo, estoy sola en esta lejana colina. nadie visita la tumba de walter benjamin. a nadie le interesa visitarla. podría sucederme algo, me escondo tras la tumba. es la más grande de todo este cementerio. en total éste es muy pequeño. no parece un cementerio, no parece una tumba, no parece un pueblo, no parecen niños bañándose los que veía desde lejos, no parece una frontera, no hay cómo definir este espacio, no hay nada, no hay nada, nada más que la tumba de walter benjamin..."



lo que significa que he comenzado a escribir un nuevo libro de cuentos, desde autoformato que he hecho el intento de terminar uno, pero creo que esta sí es definitiva. he dejado demasiados libros abandonados en el camino. supongo que es también parte del proceso.

además, se adelantó diario en su versión española, lo que me tiene infinitamente feliz.

y después han venido más cosas, como la necesidad de un cuchitril. en esa ciudad en que eso no se puede.

leer el libro de enrique murillo: la muerte pegada a las uñas.

terminar lo de said. me quedan sólo veinte páginas.

mañana u hoy en cualquier momento actualizan the barcelona review. he puesto tres textos allí, lo de bernhard, lo de tsvietáieva, y el comentario a tan triste como ella de onetti. hay un especial de onetti en la misma que quiero leer, ver el video que ha hecho canal-l para el homenaje.

esperar a que me llegue la biografía de carson mccullers que publicó circe.

y los inéditos.

pero también eso de necesitar mucho silencio que consigo a ratos, pero que busco a cada hora del día. incluso cuando escucho música lo consigo. y en los espacios que quedan de desplazamiento de un sitio a otro. espacios de espera. espera en la sala de correos. la fila del supermercado. arriba del ascensor. después algunos silencios en casa. el cuchitril. los dibujos en el paint. otros ruidos. el sonido de los gatos. mirar por la ventana. hay niños arriba. se extraña. fumarme un cigarrillo (y eso que no he fumado en meses). escuchar que un teléfono suena. alguien cierra de golpe un refrigerador. después dormir. cerrar los ojos que ya-no-me-duelen-nada-de-nada. menos mal.

finalmente despertar con el ruido de los pájaros.

6 comentarios:

natalia dijo...

bonito poema, el de plath...

y sí, a veces todo es un invento
"...... a tale told by an idiot... " ya sabes...
pero no por eso, menos real.



no vayamos a benidorm

a la hora de la siesta
debe haber mucho ruido

claudia apablaza dijo...

oie, bonita, ya te dije que sí. en el email. no digas las cosas al revés. :)

Nita dijo...

Llevo un tiempo leyendo tus post y realmente me gusta. Felicidades.

claudia apablaza dijo...

hola, nita.
gracias por la visita.
nos estaremos leyendo entonces, por estos sitios y apartados.
un abrazo
claudia

very very close. dijo...

claudia, a mí me da miedo despertarme con el sonido de los pájaros...
abrazo
p.

claudia apablaza dijo...

querida y extrañadísma paula:
a mí con el de los gatos.
un abrazo
ca