miércoles, 19 de agosto de 2009

de cuaderno de la gran vía: la parte del gallego









...fue en uno de esos monasterios que conocí al gallego. el gallego que me visitaba en mi habitación por la noches para leer libros rarísimos, de sus pueblos, muy herejes, unas elegías extrañísimas me leía hasta que se me pasaba el miedo a las cucarachas y me decía que así era en su pueblo, una cultura oral y popular como ninguna en españa y que no era sólo tierra de vacas y jamones, sino que también circulaban por esos lados dos cosas importantes, sobre todo en los pueblos hacia el interior; primero un movimiento independista muy fuerte; la idea, decía, es que la lengua no nos domine; vamos inventando cada día nuevas palabras, mezclamos sobre todo con el portugués, porque las instituciones y la puta españa en general quieren unificar nuestra lengua y nuestras cabezas, y eso no lo vamos a permitir y se puso a hablar de forma muy extraña, en su dialecto, en gallego y mezclaba con palabras que escuché cuando fui a brasil, no le entendía nada al principio, hasta que algo comencé a entender; me decía que la lucha que tienen los gallegos es inventar cada día una palabra, porque franco quiso extinguir su idioma y su cultura, al igual que en cataluña, pero el problema de cataluña es que con esos institutos de normalización lingüística y con las leyes que se inventan, lo que hacen es matar el idioma más que enriquecerlo, porque lo quieren unificar y tienen el mismo miedo que nosotros, pero nosotros no vamos hacia la normalización del mismo, sino que hacia el movimiento continuo e independentista, hacia un abismo de fugas, y me decía bicha, no me decía mujer, se sentía extraño que te llamaran bicha; y eso es lo que nos diferencia de los catalanes, tenemos sangre más fuerte en el cuerpo, tenemos menos miedo, bicha, incluso a la hora de follar, ellos están muy mal, ellos quieren inventarse normas de conducta, normas en que se dice en qué minuto uno debería follarse a una mujer para que ella se sienta importante y para que no se sienta puta, y dicen en la tercera cita recién y nosotros los gallegos no tenernos esos parámetros, la verdad es que cada día que pasa cambiamos de parámetros, porque no queremos que este maldito país no capture con su lengua, nos haga de ellos y nos mate a su modo; nosotros queremos estar vivos, bicha; y sí, creemos que lo necesitamos, necesitamos estar en ese territorio de fugas, además que por ahora es la única forma de sobrevivir...

No hay comentarios: