martes, 7 de julio de 2009

tener un diario









supongo que no hay nada más aliviador que tener un diario. lo he intentado en numerosas ocasiones, así evitaría enviar misivas de salvación a amigos que considero muy cercanos. pero nada, no tengo el pulso para diarios, la intimidad creo que por ahora se devela (y desvela) en esas misivas y ya... tampoco espero renunciar a ellas, ni a los amigos, ni a la intimidad que se instala por ahí.

eso sí que lo he intentado. tengo mis propias teorías de porqué no llevo uno. supongo que algún día alcanzaré esa especie de sintonía y deshacerme de ellas.


diario de las especies es una especie de diario, de los otros eso sí, de los que anónimamente circulan en esta red. hice muchos copy paste en ellos. sólo una mujer se reconoció perfectamente allí. hoy volvimos a escribirnos. la extrañaba. extrañaba a mexicanita.

otra amiga me decía el lenguaje debería contener al otro, había tomado esa frase de lévinas, me alivió un poco leer eso que me decía. poner verde en esta plataforma también alivia, por lo menos una parte de los sentidos. pensaba poner un fondo de pantalla como imagen, tal vez la de mi pc, pero desistí.

supongo que es la tesis, que la doy pronto, o me acostumbro a la lejanía de la carretera.

he seguido con la lectura de bernhard, relatos autobiográficos, también son una especie de diario de su infancia, adolescencia, y allí voy, ya voy por el tercer relato.

hoy recibí los diarios de marina tsvietáieva. he comenzado a leerlos. me los enviaron de galaxia guteberg para comentario. son cartas, misivas, poemas, sus idilios cerebrales, su salida de rusia, la vida en familia, sus cercanos y lejanos, el regreso a rusia, su suicidio.
la edición y prólogo son de todorov.

copio un párrafo al azar:

"... sólo en los versos despliego toda mi estatura, entre la gente -no se me da, y sobre todo (aunque parezca extraño) no se me da -ser y vivir- en mis seres amados. a los amigos no les hacemos daño, podemos decirles toda la verdad a la cara, sin temer -la carne viva. yo lo quería no sólo para hijo, no sólo para amado, también para amigo: mi par. pero es hora de entender que no debemos querer nada para nosotros mismos..."

7 comentarios:

Lorena Amaro dijo...

Me atraen mucho los diarios, como a ti. Y también he llevado varios, esporádicamente. El penúltimo fue para mi hija.
Tengo también el libro de Bernhard. Hubo un tiempo hace años en que me impactaba muchísimo, espero que siga produciéndome lo mismo, ya habrá tiempo para leerlo. Y a ver si algún día podemos sentarnos en alguna parte a conversar estas cosas.
El otro día me encontré con algo que me gustó mucho, en el blog de Alejandra del Río, que sube imágenes y comenta una exposición de diarios íntimos (http://alejandradelrio.blogspot.com/2009_05_01_archive.html)
Buenos, son ideas algo deshilachadas. Suerte con esa tesis y que los ensueños se cumplan en sus mejores partes.

claudia apablaza dijo...

hola, querida lorena,
què agradable tu visita. lo de bernhard va bien, digo, como no me gusta ir a la playa, creo que es un buen chapuzòn para estos dìas de calor, y màs que nada para refrescarse de cosillas que circulan por el mundo de los textos.
gracias por lo de alejandra, lo mirarè. vi que ya miraron lo de cpropio.
los otros diarios, los de la rusa, altamente recomendables. anoche, a pesar de mi tesis y esas cosas, me quedè como hasta las 4 pegadìsima en ellos.
te escribo pronto. el texto que me enviaste lo leo la otra semana. ya iremos trabajando en ello :). poc a poc.
besos miles
claudia

claudia apablaza dijo...

ah, y gracias por lo de la tesis. el texto que me enviaste servirà para la otra vuelta, creo que comienza en sept.
ca

Anónimo dijo...

Quizás el ejercicio escritural más complejo a diversos niveles sea el del diario invertido: escribir, en una primera entrada, el día de hoy, pero en la segunda el día de ayer, y el día siguiente a éste otro el día anterior a ése otro, y así. No sólo es complejo a nivel de memoria; también a un cierto grado espiritual debe ser complicado esto de zanjar así como así la mitad de la propia vida. Darse cuenta de que, cuando no haya otro ayer que el que ya no te pertenece, lo único que te queda para recapitular es el futuro y lo imaginable (y lo creable a partir de). Llegar a ese punto en que sólo te queda lo posible, el porvenir, lo desconocido. No deja de ser interesante, un día de estos parto (caminando hacia atrás).

Leí todas las nuevas entradas, quise dejar mensajito. Ánimos y besos en las cantidades que desees. Mao.

Anónimo dijo...

Respecto de la idea del diario invertido (una última acotación): ¿Y qué pasaría con los días intermedios, esos que se van formando entre el pasado que se anota y el futuro desde el cual uno va elaborando eso, esa canaleta que es el esfuerzo memorial intermedio entre la recuperación de todo el pasado y la asumición del futuro y lo posible como único elemento posible ya? ¿Es siquiera pensable, en literatura, hablar del ejercicio de memoria e imaginación que se requiere para hacer literatura, no la metaliteratura como la obra respecto de la obra, sino del proceso sin producto pero en referencia a su qué? ¿Dónde se halla eso?

Ignorancia atómica u homenaje a DdlE, usted, lectora, lector, decida.

Más o menos besos (que tu deseo, sin ataduras, es lo que me importa en principio). Mao.

claudia apablaza dijo...

mao-mao (por los dos posteos y por la costumbre),
bueno, ya sabemos que don bolañ... (no lo menciono todo, ya sabemos que algunos se enojan. jeje). ese señor, ¿recuerdas que caminaba para atrás? en los detectives él comienza caminando hacia atrás con los realV. él ya lo hizo un poco, pero vos lo puedes terminar.
yo creo y espero que toda la literatura sea una caminata hacia atrás en una primera instacia, trabajamos con recuerdos o especies de recuerdos y nos lanzamos poc a poc hacia esas huellas, pero no dejamos constancia de ese proceso.
si lo planteas tan explícitamente hacia atrás, digamos días y horas, no dejo de acordarme de perec y además en el antiblog. como tú, que hiciste el antiadentro en tu cuento, puedes también hacer el antiblog.
hoy, un compañero de clase dijo que él estaba haciendo el proceso de su retoceso y me dieron deseos de copiarle.
abrazo, mao
claudia

claudia apablaza dijo...

estaba haciendo este ejercicio, trata de hacerlo:
a una hoja en blanco le hacia una línea al medio. a mano izquierda de esa líena escribía su retroceso, a mano derecha, el proceso de su retoceso.
saludos
clau