sábado, 25 de julio de 2009

qué!!!








me parece un poco descarado por decir lo menos. y bastante más vergonzoso, por decir poco. y no es que esté en desfavor de los lunáticos que persiguen únicamente presentar sus libros en las ferias nacionales, me dan lo mismo, me dan los mismo los de las trasnacionales que piensan sólo en lanzar sus librajos apestosos en la feria del libro, en sus hermosos stands de primera fila, ponerse con caras de mono de zoo, y pensar que es lo mejor que les puede pasar en sus aburridos años editoriales; pero sí me interesa leer y encontrar en todos los sitios de venta de libros no sólo los librajos que ellos me han venido diciendo todo el año que son los mejores, como si uno fuera como ellos, es decir, nada más que el gran vendido o qué; y además, y por sobre todo, me interesa acercarme a una librería y elegir yo misma, sin sus estadísticas o rankings detestables, qué es lo que personalmente, íntimamente, voluntariamente, antojadizamente y libremente por último, quiero leer.
y además porque he trabajado en enormes editoriales "independietes" (lom y cuarto propio, actualmente en barataria de españa) y sé la estupidez que significa que a un editor independiente le pidan además 1.600.000 pesos chilenos, es decir, unos 2.200 euros por un stand (más del 70% de lo que se les cobra a las trasnacionales, porque bueno... ellos son socios de la cámara), si es que bien sabemos que tal vez en esa feria de novedades y caritas lindas, a lo sumo el editor independiente rescatará la mitad de lo invertido y lo demás lo tendrá que sacar de su bolsillo o de manos generosas que le prestan para seguir en su maravillosa labor editorial.

ahora bien, el problema no es en este caso solamente de la cámara chilena del libro. es también de los cabecillas de trasnacionales y ministerios culturales, de los autores que venden sus derechos por un año de goce y libertad, y de todos los que después lloran para la entrega de premios televisivos o para la entrega de maletines literarios y sus resultados online.
el año pasado sucedió lo mismo en perú. cada año sucede lo mismo en la feria del libro de madrid. cada año sucede lo mismo en todos los sitios. y cada año al momento de campañas y necesidades "culturales", los que primero ponen la cara son los independientes, porque ya se sabe que los independientes hacen libros y no sólo artefactos para transar y vender, al contrario, pero bueno, obviamente que nadie después se acuerda de ellos en estas fechas de glorias nacionales, en momentos de fiestecillas y whiskies, en momentos de besuqueos y camas consiguiendo un poquito más de dinerillo para el bolsillo y sus parrillas, o en su defecto, una mejor foto en el sumplemento culturoso, la revistita de moda, la niñita linda, la mejor vestida, la más guapa del grupo, el mejor canapé.

qué asco! de verdad que me da mucho asco pensar en todo esto. sobre todo cuando alguien se justifica diciendo: ay, es que tengo que comer, ¿no entiendes?, tengo que comer.
/////////////////////////////////////////////
pd. el reportaje es de roberto careaga, periodista de la tercera que ya vengo leyendo hace tiempo. tal vez uno de los pocos que merece la pena leer.






No hay comentarios: