miércoles, 1 de julio de 2009

epígrafe













no he podido continuar con la escritura de la novela autoaniquilación, pero sí le encontré un epígrafe, que de seguro será momentáneo. es de la poética del espacio de bachelard. como me ha acompañado tanto en esta recta final, lo fui tomando de él:

la casa del pasado se ha convertido en una gran imagen,
la gran imagen de las intimidades perdidas.


por lo general borro los epígrafes con los que comienzo una novela, van sirviendo de compañía y de guía del texto. a medida que avanza voy poniendo uno y otro, y ya cuando acabo la escritura aparece el final, el definitivo.

lo demás es mirar por la ventana. bajar unos videos de la red. apuntar unas iniciales. acabar esta tesis pronto. laburar.

recuerdo que diario de las... no lleva epígrafe. de seguro al principio llevaba. luego lo quité. no guardé el original, el primero. pero sí recuerdo que las tres versiones serán levemente diferentes. la mexicana tiene una o dos páginas más que la chilena. incluso en la versión española estuve tentada de poner un capítulo más, pero abandoné también esa idea.

y bueno, deseos infinitos de postear extenso, unas dos horas escribiendo en esta plataforma. ya lo hago la otra semana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos cosas:

1.- Qué tremendamente disfrutable fue estar contigo.

2.- El epígrafe me encantó. Lo comparto.

Besos.

Anónimo dijo...

Cuando hay que concentrarse con urgencia el ser humano siempre tiende a pasar largos ratos mirando por la ventana inutilmente. No es tan inutil, observamos al vida de las musarañas.

ánimos con tu tesina

claudia apablaza dijo...

mao, hola! te cambiaste de nombre, y: 1,2,3, igual.
lara, querida, acá, en estados de recepción y escasas filtraciones.
sigo... ya acabo.