miércoles, 24 de junio de 2009

pesadilla boliviana




sueño que soy un boliviano que vive en El Prat de Llobregat, en las afueras de Barcelona, en el barrio de gitanos, que soy un hombre que según la wikipedia es parte de una población multicultural, que una parte importante de mi población está repartida en varias decenas de etnias originarias, componiéndose también de un alto número de mestizos complementado de criollos y afrobolivianos y una menor proporción de descendientes de migraciones más recientes de diversas partes del mundo. Sueño que estoy colgado de una red anónima, una red de sin papeles que circulan por esta ciudad, que trabajo ilegal en una panificadora de la calle Urgell, me pagan 500 euros al mes, trabajo catorce horas, comienzo a las 5 de la mañana a amasar en unas máquinas que están en mal estado, que tienen el seguro averiado, sueño que debo despertarme a las tres y media de la mañana para alcanzar a desayunar, a ducharme, a tomar el autobús del Prat de Llobergat, que se tarda 45 minutos en llegar a Barcelona, que me bajo en la parada de Universitat y de ahí camino 15 minutos a mi trabajo y llegan mis otros compañeros sudamericanos o centroamericanos, y comienzo a amasar el pan y babeo encima del pan porque casi me duermo y luego lo meto al horno y pongo el cronómetro y en 45 minutos lo saco, los mismos cuarenta y cinco minutos que me tardo de el Prat de Llobregat a la plaza de Universitat de Barcelona y trato de sacar el pan, y me cuesta, por fin logro sacarlo, pero hablaré esta tarde con mi jefe, a la salida, para ver si me baja las horas de trabajo, a eso de de las siete de la tarde, cuando ya vayamos cerrando y apagando los hornos para vender al público los últimos kilos de pan recién hecho por latinoamericanos que trabajan en negro y que babean encima de él hasta irse a sus casas a ver a sus mujeres y a tratar de follárselas pero ellas no van a querer porque olemos a pan caliente y nos dirán que nos duchemos y otras querrán follar así, nosotros llenos de harina en las cabezas y con mucho olor a pan amasado por una máquina y algunas de ellas nos dirán que eso más que calentarles les recuerda su pueblo, esos que hay en las ciudades latinoamericanas donde se hace pan cada mañana para los niños y las abuelas y saco finalmente el pan y me como un pedazo y mi jefe no me ve, pero mis compañeros sí y todos hacen lo mismo menos uno que supongo luego nos acusará, pero no me interesa demasiado si es que me acusan que como pan recién horneado, si la policía no creo que me lleve a ningún sitio por comer pan recién horneado, no creo que sea un delito, aunque acá uno nunca sabe, si te llevan por cualquier cosa, pero saco otro pedazo y otro y ya estoy satisfecho y se me queda una miga en la camiseta y me la saco y también me la como para que no se pierda y me toca nuevamente hacer otra tirada de pan, esta vez integral para las vecinas que hacen dieta o necesitan estar delgadas para el verano o para sus viajes por Europa y USA o simplemente para caminar por Barcelona buscando guiris y llevárselos a la cama y pasar noches con ellos porque los necesitan tanto, necesitan llenar sus soledades de señoras que se pasean buscando alemanes, franceses, ingleses, que se inventan mundos en solitario como todas las mujeres del mundo, seguro porque necesitan sentirse amadas todo el tiempo, todo el día y si no, se miran infinitamente al espejo y se vuelven a mirar y se besan en el espejo y se dicen guapa, guapa a sí mismas, o en el caso de las latinoamericanas se dicen, bella, bella, o linda, linda y hago la mezcla de pan con algunas semillas o cereales como avena, amapola, nueces, y veo primero la imagen de la máquina encima, mierda, de la máquina que se me viene y me viene el brazo, la máquina, el brazo, la máquina, el botón, joder, hermano, hermano, boliviano, joder, boliche, bolchevique el botón maldito, detenlo, y el maldito boliche, bolchevique que te parió ese día ese día boliviano, hermano, sube, sube a cantar conmigo, hermano, hermano, joder, ay, hermano, el pan caliente, hermanito ayúdame por favor, boliviano, bolivariano, el sueño ese, coño, coño, hermano, hermano así, así, hermano que se me jode, que cagué, mi brazo, ay, el brazo que se me jode, se me jodió el brazo, cabrón, se me cortó, maldito hermano.

No hay comentarios: