jueves, 21 de mayo de 2009

kincaid /60 watts/ extrañar








estoy intentando terminar de leer autobiografía de mi madre y luego mi hermano de jamaica kincaid y d. me llama por teléfono para decirme que ya está online http://60watts.net/, la revista de literatura, cine, música y le digo que la subiré al blog y me dice que cuándo ya dejo de estar, y le digo que venga a comer a casa para decirnos ideas y reflexiones primarias de las últimas lecturas y me dice que sí, que vendrá, que es grato hacer de esas reflexiones a pesar de que parezcan de niños para otros escritores consagrados, dueños a la polifonía, de la impostura de voces perfecta, y me dice que no me preocupe, que siga durmiendo unas horas, si a nadie le importa esa voz única que mantengo por tristeza por aburrimiento por incapacidad y me dice que no exagere, que no me ponga nuevamente dramática y qué, le digo, si también mi madre es así y qué, le digo, si no estamos frente a un grupo de académicos o críticos literarios y me dice que ok, que vendrá, que vamos al cine a ver parís, que veamos películas y luego otras reflexiones menores y menores y apuntes cada vez más menores y finalmente llega g. también a conversar y hablamos de la entrevista, de todas las niñas lindas que le gustan de santiago y le doy unos consejos irregulares y me dice que mejor cruzará la cordillera una vez más y le digo que quisiera ir también al otro lado, pero que ya me voy a terminar de estudiar y a escribir otro rato, y que ya regreso, que se me pasó el tedio y el miedo de los aviones, el miedo a vivir sola en otras ciudades y me dice que no le interesa demasiado mi miedo y le pregunto porqué, y se va a la cocina, se toma un vaso de vino, se queda en silencio, luego abre la puerta y se va.

No hay comentarios: