miércoles, 22 de abril de 2009

conclusión










sr f,
después de dos días de enfermedad y lectura de artaud, ese sujeto despreciado por el amable de breton, realizo una conclusión que, aparte de ir en picada, digamos boca abajo, y aparte de pensar que he llegado finalmente al fondo de el ángel femenino de durero en este viaje oceánico y de múltiples fluidos, espero sea momentánea para este blog, ya que anhelo seguir en el camino del lápiz tinta.




"...me parece que ya jodí bastante a los hombres con el informe de mi restricción espiritual, de mi atroz hambruna psíquica, y pienso que tienen todo el derecho de esperar de mí otra cosa que gritos de impotencia y la enumeración de mis imposibilidades, o por lo menos que cierre la boca".

artaud, de el arte y la muerte

10 comentarios:

Anónimo dijo...

PoBRE TONto, Artaud siempre fue superior.

claudia apablaza dijo...

descubro en mi email cuatro posteos tuyos, y la verdad es que se configura más el texto de cosmovisión. se agradece la generosidad y por supuesto, la franqueza (por favor, no pienses en fran-co), esa que desapareció en las ruinas de ese cerro de santiago en manos de otros granos de ruina (esta vez los míos).

Alberto Espejel Sánchez dijo...

yo a usted no la conocía, señorita escritora

mucho gusto

Alberto Espejel Sánchez dijo...

oh, sí, lo que se llama "no decir nada"

vale, más bien quería decir que busqué tu nombre en google y me topé con una entrevista, dado roto, reseñas, y pues de un momento a otro sentí que ya te quería leer

vale, un abrazo desde américa

claudia apablaza dijo...

pero ya murió esa revista. con iván, ya volveremos con otra.

n dijo...

claudia:

esto parece un truco

entre el libro, y la crítica de p.e.

de no abordar el cuestionamiento -salto hacia lo que no se es

-como decir, a prop. de artaud, --quien no me parece superior, así como breton tampoco un tonto-

agotado entre profundas crisis religiosas,

que el verdadero anarquista

pareciera capaz de violar incluso su máxima

-"sin dios ni ley"-

quizá no tan mala manera

de acercarse a Dios

y ponerse uno mismo en peligro

desde una conversión radical-----.


pero el libro. la critica. mi comentario.

nada, que dejaste una dirección y leí

y que en el asentimiento y favor de los blogueros

ya me recordé de los espejos y todo eso, sobre todo en esta entrada...

y también me recordé de las condenas

y y y

parece que es posible hacer una serie con mal sentido del humor sobre las consecuencias prácticas de todo esto

-ahora que esto está muy de moda-.


mira, ya todo parece un ciclo repetible...


saludos desde el norte

n.f.g.

claudia apablaza dijo...

natalia,
no tienes perfil accesible?
el libro. la crítica. tú comentario me interesa. conversarlo. cuàndo vendrás a santiago?
saludos desde el cuarto propio

claudia apablaza dijo...

"tu" sin acento... a veces tecleo muy rápido y se me va

n dijo...

es imperdonable, claudia.



de todas formas me quedo con el acento.

claudia apablaza dijo...

regalo el acento