jueves, 5 de marzo de 2009

después










nos quedamos siete días sin hablar. sin conversaciones ni fragmentos. escuché esas bullas nuevamente. algunos decían que era delirio. otros, que yo alucinaba como la niña de los sapos o como la mujer que miraba el retrato de samuel beckett. fumando.
esa que mira desde el diván.
yo decía: ¡no!, es silencio.
después, nos fuimos olvidando. nos pintamos el pelo de colores: verde, azul, rosa. verde para ti, rosa para mí.
imitamos a escritores famosos. hicimos el video de neruda y la mistral. intercambiamos libros. nos disfrazamos de críticos e impostamos voces, de esas corales.
salimos a la calle y tomamos café. una de azúcar, tres gotas de leche.
después el silencio y los fragmentos. las voces corales impostadas para todos los críticos. los disfraces de neruda y la mistral.
el rinconcito zen.
esas voces. estas bullas.

No hay comentarios: