domingo, 28 de septiembre de 2008

tamurt n akkuc





ella me dijo que vivîa las ciudades como emociones, padre, de allî el traslado o, en un futuro, su falta de movilidad. luego el despliegue de toda su melancolîa, sôlo una vez, sôlo una y nadie dijo: ok, ok, puedes hacerlo hoy. por ahora, los apuntes sobre un cuaderno. dejar espacios en blanco, otros en negro. poner nûmeros, tacharlos con el paso de los dîas. luego, tirar el calendario al fuego, cuando lo vea aparecer en uno de esos espacios que antes omitiô por rabia o demasiada alegrîa. tiernas paranoias en marrakech. muchos parêntesis innecesarios, comillas, padre. puntos aparte, seguidos, vocales mal pronunciadas, gritos, en fin, yo le dije que era la tierra de dios y eso fue todo lo que necesitô para calmarse. luego tomô el lâpiz, distribuyô vocales y monosîlabos en espacios vacîos, y despuês desapareciô. como en todos los finales. the end.



2 comentarios:

El Desterrado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
priscila miraz dijo...

me gustó mucho tu trabajo. voy a venir siempre. cuando pudiera, venga visitarme.
abrazos desde brasil.
hasta.