lunes, 15 de septiembre de 2008

especie (s) de diario (s)

por ahora/ probando/ intentando/ 15.35/ con algunos segundos
después la oda al gato. desmesurada. tristeza.
llegué sin mayores inconvenientes, madre. luego, la maleta, la cama antes y antes... el retraso, la falla técnica.
me dijiste que pusiera todo en cajas esta vez. y que fuera enviando, enviando, enviando.

sabes que había un taxi en irarrázabal y un hombre-gato que miraba hacia. estábamos diciendo eso del infinito. allí.
sabes que perec también y esos espacios.
luego dormí una hora y tenía la boca abierta. recordaba, decía. había poca luz.

4 comentarios:

Maori Pérez dijo...

Amo cada segundo que he pasado contigo y amaré cada segundo que vuelva a pasar, cuando vuelvas a pasar por mi vida, y eso sea, desde todo sitio, desde todo espacio, desde toda especie de diario irse dando en lo nuestro, y eso sea: nuestro conocimiento de la felicidad, nuestra ruta más allá de la historia. Para el día de tu lanzamiento se ahorcó David Foster Wallace. Recién hoy lo supimos en todo el mundo. Lloré, volví a la felicidad, y admití que no quiero estar con nadie más que contigo, que se puede poner dentro de toda esta tragedia una banderita como esas de barquitos de papel, y cuidarla con las manos, y alumbrarla con una vela por las noches. Te extraño, te necesito, y soy tu gato, siempre soy tu gato. Recítale, por favor, estas palabras a tu tristeza, y convéncela de pasear un rato contigo, de trazar un viaje por otros rumbos, de idear un nuevo comienzo en otra forma, y de hacerme espacio y diario cariño, en vista de que no me sé contento en ninguna otra parte: tu rostro, la banderita, mi rostro, y la respiración que flamea.

Maori Pérez dijo...

Estoy muy sensible a estas horas, he pasado en vela dos días y seguiré de largo en vista de celebrar la ascensión de Foster Wallace a una estrella al otro lado. Siendo honesto, me sentí pésimo cuando leí una segunda y tercera vez esta entrada, por tu tristeza, por la sensación de que yo no me quedaba en ti en esta entrada, y por la sensación de fulminante estupidez de lo que te dije antes que te fueras. Escribo esto por algo muy breve en realidad: eres todo lo que tengo en la vida. Por favor vuelve pronto conmigo. Por favor nunca te vayas demasiado de mi lado. El día de hoy vi puras mujeres que se parecían a ti. Las conté: cinco. Estoy devastado, no estás aquí, mi escritor favorito se suicida, y no te llegan mis llamadas de celular. Quiero estar contigo toda mi vida, no dudo, por favor dime que se puede y que tú también quieres.

Maori Pérez dijo...

Claudia:

Último post, para no molestar más.

Quiero que sepas que de este lado no es desmesura, que aquí hay heavys, grandes odas a mi dragón, y que toda esta larga de palabras de cariño son para de algún modo exponerla en su estado. Espero que, si no sirven, me muestres el camino para serte útil en borrar la tristeza, y que sepas que lo único que deseo es amarte y que vuelvas a Chile, para acurrucar mi mejilla en tu mejilla.

Perdona el exceso, ya este es mi último mensaje.

claudia apablaza dijo...

querido m, querido m, querido m